SEMANA CONSTITUCIONAL

LA SEMANA CONSTITUCIONAL – El rol de la Corte Suprema en la constituyente

Santiago, 14 de junio 2021

El máximo tribunal del país será el encargado de supervigilar el funcionamiento de la asamblea que estará a cargo de redactar la nueva Constitución.

Luego de la polvareda que la semana pasada levantó la carta firmada por 34 de los 155 constituyentes electos, y que advertía que no se subordinarían al acuerdo que permitió la realización de la convención, surgieron dudas respecto a quién o qué supervigilará el funcionamiento del organismo.

Pero la respuesta está en el texto que se promulgó el 24 de diciembre de 2019 y que permitió echar a andar todo el proceso que permitirá tener una nueva Constitución.

Se trata del artículo 136, que establece que la Corte Suprema será la encargada de resolver las controversias que vayan apareciendo mientras avance el proceso. “Se podrá reclamar de una infracción a las reglas de procedimiento aplicables a la Convención, contenidas en este epígrafe y de aquellas de procedimiento que emanen de los acuerdos de carácter general de la propia Convención. En ningún caso se podrá reclamar sobre el contenido de los textos en elaboración”, indica la ley.

Y agrega: “Conocerán de esta reclamación cinco ministros de la Corte Suprema, elegidos por sorteo por la misma Corte para cada cuestión planteada. La reclamación deberá ser suscrita por al menos un cuarto de los miembros en ejercicio de la Convención y se interpondrá dentro del plazo de cinco días desde que se tomó conocimiento del vicio alegado”.

A su vez, se detalla que la solicitud “deberá indicar el vicio que se reclama, el que deberá ser esencial, y el perjuicio que causa. El procedimiento para el conocimiento y resolución de las reclamaciones será establecido en un Auto Acordado que adoptará la Corte Suprema”.

Asimismo, el texto advierte que la sentencia que acoja la reclamación “solo podrá anular el acto. En todo caso, deberá resolverse dentro de los diez días siguientes desde que se entró al conocimiento del asunto. Contra las resoluciones de que trata este artículo no se admitirá acción ni recurso alguno”.

Todo esto echarían por tierra las intenciones de los 34 constituyentes de la Lista del Pueblo, que llamaron “a hacer efectiva la soberanía popular de la constituyente, sin subordinarnos a un Acuerdo por la Paz que nunca suscribieron los pueblos”.