MIRADAS CONSTITUCIONALES

ANÁLISIS SEMANAL – “… Te lo dije”

Santiago, 16 de agosto 2021

Una visión paternalista, pero no menos cierta, es la que tienen los padres al momento de reprender a sus hijos a partir de determinados comportamientos. Se menciona lo anterior, porque la política dista de ser un arte noble, como lo expresaran destacados pensadores en siglos pasados, y es más bien un oficio del cotidiano que tributa permanentemente el sentido común. En esta línea, si bien la Convención sigue entrampada en una serie de mecanismos y reglas que permitirán que esta comience a sesionar los contenidos que estarán escritos en una nueva Carta Magna, lo interesante es el movimiento que se da al interior del tablero político. 

En análisis previos, describimos las fuerzas políticas, sus alcances e impactos en el primer mes de trabajo constituyente, y también mencionamos sus debilidades. En esto, es preciso detenerse. Mientras las fuerzas conservadoras siguen una táctica racional de relevar las amenazas y debilidades del trabajo en la Convención, las fuerzas progresistas parecen tener un abanico heterogéneo de miradas respecto a lo que se está haciendo. En este sentido, pareciera que los convencionales de partidos tradicionales y los convencionales independientes que no reniegan de “los 30 años”, están condenados a asumir un rol protagónico de conducción. 

Mencionamos en alguna oportunidad que La Lista del Pueblo asumía el rol impugnador de demandar las grandes transformaciones que se atribuyen ellos mismos, sin embargo, también dijimos que el riesgo moral con el cual se desempeñaban los hacía frágiles e inestables. Así lo han demostrado el último tiempo, en tanto 5 de sus integrantes ya se han desvinculado del bloque. En esta línea, la principal crítica que se les adjudica es que se comportan como partido político, renegando de esta categoría y no aceptando serlo. 

La aparición de fuerzas de izquierda radical no polariza el escenario político, sino más bien le brinda una oportunidad a quienes se encuentran al interior del sistema político para incidir con mayor impacto en los destinos de la Convención, y también del país. 

Con base en lo anterior, la movida expectante la tendrá la centroderecha y la derecha, dado que, al ser minoría, necesitan contribuir a una fuerza mayoritaria y es ahí donde se pone más interesante este momento de la historia. Siguiendo con el análisis, es posible prospectar un. Nuevo clivaje, donde la cancelación de los “30 años” quede atrás, en tanto surja una afrenta entre las fuerzas extrapartidarias y aquellos que son custodios del sistema político tal como lo conocemos, incluido el Frente Amplio. 

Finalmente, para volver a la metáfora de los padres con sus hijos. Las fuerzas políticas tradicionales frente a la fragmentación de la Lista del Pueblo, podrán decir con propiedad “…te lo dije”. En tiempos de crisis y de incertidumbre generalizada, la soberbia y la auto adjudicación de una moral superior no son buenas consejeras. Te lo dije.