MIRADAS CONSTITUCIONALES

ANÁLISIS SEMANAL – Certidumbre en tiempos de liquidez

Santiago, 23 agosto de 2021

Una semana más y se comienzan a ver los resultados de los sucesivos debates que ocurren al interior de la Convención Constituyente. En este sentido, se ha avanzado en establecer certezas respecto al funcionamiento del órgano redactor de una nueva Constitución. De este modo, el 28 del presente mes las comisiones provisorias deberían proveer de un documento de propuesta al pleno para sancionarlo según las materias que a cada una compete. Una vez sancionadas las propuestas mencionadas, el pleno de la Convención tendrá hasta el 10 de septiembre para fijar el reglamento definitivo y así conformar las comisiones permanentes. 

Con base en lo anterior, el trabajo de comisiones tendrá que durar 44 semanas (220 días hábiles), entre los cuales se cuentan las semanas de trabajo territorial en los distritos. 

Ahora bien, ¿cuáles serían las comisiones permanentes? Según lo trabajado por la subcomisión de orgánica y funcionamiento, las que se revisarán en la comisión de reglamento y, posteriormente, en el pleno serán las siguientes: 1. Comisión de Sistema Político, Gobierno, Poder Legislativo y Sistema Electoral; 2. Comisión sobre Principios Constitucionales, Democracia, Nacionalidad y Ciudadanía; 3. Comisión sobre Forma Jurídica del Estado, Equidad Territorial, Organización Fiscal, Política y Administrativa; 4. Comisión de Derechos Fundamentales, Derechos Políticos y Civiles; 5. Comisión sobre Derechos Fundamentales Económicos, Sociales y Culturales, Derechos Colectivos de los Pueblos Naciones Indígenas preexistentes al Estado; 6. Comisión sobre Medio Ambiente, Derechos de la Naturaleza, Bienes Comunes y Modelo Económico; y 7. Comisión sobre Sistemas de Justicia, Órganos Autónomos de Control y Reforma a la Constitución. 

Otras de las cuestiones importantes, referidas al funcionamiento del órgano constituyente, es el quorum de funcionamiento. En esta línea, se decidió mantener los 2/3 como criterio de mayorías. Respecto a plebiscitos ratificatorios, éstos no serán considerados como mecanismo de vinculación ciudadana. 

Desde la política, lo más llamativo está a la izquierda y tiene que ver con el desmembramiento de la Lista del Pueblo como fuerza política hegemónica al interior de la Convención. Partieron con 25 convencionales y ya 9 se han ido de la colectividad acusando malas prácticas y una moral cuestionada por su actuar. Esto nos dice que la potencia de liderazgo al interior del órgano estará custodiada por aquellos colectivos que estén dispuestos a asumir un rol negociador al interior de la Convención. 

La hegemonía se comienza a trasladar y el poder, a su vez, empieza a mostrar claridad de cómo se comportará en las semanas que vienen. Las certezas comienzan a instalarse en todo sentido, en lo orgánico, pero por sobre todo en lo político. Enhorabuena, se fragua la certidumbre en tiempos de liquidez.