SEMANA CONSTITUCIONAL

ANÁLISIS DEL DEBATE CONSTITUCIONAL EN LA ESFERA PÚBLICA

Santiago, 30 Septiembre 2020

La discusión sobre el reglamento del futuro órgano que escribirá la Constitución será el primer gran debate de la Convención, si es que la opción “apruebo” gana el próximo 25 de octubre. Este reglamento determinará en detalle cómo funcionará el órgano constituyente y necesitará dos tercios de los convencionales constituyentes para su aprobación. Las opciones Apruebo, Rechazo, Convención Mixta Constitucional y Convención Constitucional dispondrán cada una de 7 minutos y 30 segundos al día para promover sus posiciones.

La importancia del debate reglamentario de la futura Convención

En esta ocasión vamos a dedicarle un poco de tiempo al futuro reglamento del órgano que va a redactar una eventual nueva Constitución, que es de vital importancia para su trabajo si es que en el próximo plebiscito gana la opción “apruebo”.

El Centro de Estudios Públicos (CEP), por medio de su investigador Lucas Sierra, publicó un interesante artículo referente a este tema, donde se entrega un análisis comparado de las Asambleas Constituyentes en Latinoamérica (en el caso de Chile; Convención Constitucional) y particularmente respeto de sus Reglamentos. Por ejemplo; se refiere a la Asamblea Constituyente Colombiana (1991) en donde el Presidente de la República Colombiana tenía la facultad de proponer un Reglamento a la Asamblea Constituyente, la cual además podía adoptar su propio Reglamento dentro del plazo de 10 días. En caso de que la Asamblea Constituyente no presentara su Reglamento, tenía vigencia el texto propuesto por el Presidente de la República de Colombia.

El análisis del profesor Sierra, también se refiere al caso de la Asamblea Constituyente de Bolivia (2006), órgano al que no se le estableció un plazo para adoptar su propio Reglamento, lo cual se convirtió en un gran problema, ya que dicha Asamblea Constituyente utilizó siete de los doce meses que le fueron asignados para redactar una nueva Constitución, en adoptar su Reglamento. Lo anterior significó que la Asamblea tuviera que extender el trabajo constitucional hasta por dos meses más, lo que en definitiva se tradujo en que la Asamblea tardara catorce meses en redactar una nueva Carta Fundamental.

En Chile, la última reforma constitucional al Capítulo XV de la Constitución Política de la República, no le fija plazo al órgano encargado de redactar una eventual nueva Constitución (Convención Constitucional o Convención Mixta Constitucional) para adoptar su propio Reglamento. Nuestra Carta Magna solo hace referencia al quórum con el cual debe ser aprobado el Reglamento (dos tercios de los miembros en ejercicio).

‘En el reglamento se juega todo’, ‘es la madre de todas las batallas’ y ‘es el Santo Grial’ son algunas de las frases que al respecto pronuncian políticos y constitucionalistas de los distintos sectores. Es donde, finalmente, se establece el método de la producción de las normas constitucionales, es como la construcción de la sala de máquinas. Puede determinar si la Convención funcionará en comisiones, cuál va a ser el quórum dentro de una comisión, cómo se van generando los textos, cómo va a ser la discusión, si en particular o firmas necesarias para presentar indicaciones.

Si las posturas se mantienen rígidas, y parece que así será en algunos temas entre oficialismo y oposición, aparece el riesgo de que la discusión se dilate, no haya reglamento y la Convención no pueda iniciar su trabajo. ¿Cuánto podrá durar eso?

El constitucionalista Jorge Correa Sutil (DC) cree que es probable que estas diferencias entrampen por un tiempo el reglamento de votación, eso no impedirá que se apruebe un reglamento de funcionamiento, de elaboración de borradores, lo que no requiere dos tercios. ‘Entonces, es muy probable que en un comienzo destaquen en el trabajo los más vociferantes, aquellos que entienden la política como un modo de proclamar la superioridad moral de sus propias posiciones que declaran intransables. El temor a no proponer al país un texto convenido por los dos tercios, hará probable que esos vociferantes sean desplazados por aquellos que entienden la política como el arte de transar y negociar posiciones, al menos es lo que yo espero y creo que los incentivos están puestos en esa dirección, que le hace mucha falta a la política chilena’, agrega.

Semana Constitucional es parte de la plataforma Mirador Constitucional cuyo objetivo es informar a la ciudadanía sobre el proceso constitucional que está viviendo el país. Ponemos a disposición información relevante y contingente del proceso constituyente para que todos los ciudadanos puedan conocer en detalle los contenidos, en un lenguaje simple y así, ser un aporte al debate político que comienza.